5
(2)

Las personas normales no toman antidepresivos.

¿O sí? ¿Cuál es la definición de una persona normal?

Lo que me ha costado aprender más de 20 años es que nadie somos “normales”.

Todos tenemos algo. Algún dolor, alguna enfermedad, algún problema, algún trauma de la infancia, de la adolescencia…

Hace años decir que tomabas antidepresivos y que ibas al psiquiatra era tabú.

¿Qué podía pensar la gente?

¿Qué estabas loca o que te faltaba un tornillo?


Hoy en día está demostrado que la depresión es una enfermedad como cualquier otra dolencia y que puede afectar a cualquiera.

La única diferencia con estas enfermedades es que son físicas y la depresión es una enfermedad química o mental.

antidepresivos para la depresion lo que nadie te cuenta


¿Qué es la Depresión?

En este post te cuento como la depresión crónica y la ansiedad han envuelto mi vida.

Mi intención escribiendo esto es poner un poco de luz sobre este tema tan tabú como es el de las enfermedades mentales.

Espero poderte ayudar al menos a que te des cuenta de que no eres un bicho raro y que más personas de las que tú crees sufren de depresión y ansiedad en silencio.

Ocultándose entre las sombras por el miedo a ser juzgadas, el miedo al que dirán, el miedo a que crean que se lo inventan, a que lo hacen para llamar la atención.

El miedo a no ser tomadas en serio, el miedo a no encajar en la sociedad, el miedo, en definitiva a ser y sentirse diferente.

Y es que cuando padeces depresión, los mensajes de motivación y de:

¡Anímate!

¡Tú puedes con esto!

no sirven para nada. Porque la depresión no te la creas tú, sino tu cerebro por el mal funcionamiento de unas hormonas que se encargar de tu bienestar, felicidad y de la seguridad en ti misma.

 

Tipos de depresión: Depresión por trauma y depresión crónica

Antes de que sigas leyendo, te quiero explicar las diferencias entre una depresión por un trauma y una crónica.  Esta última tratada con antidepresivos.

En mi caso, estoy diagnosticada por un médico psiquiatra de depresión crónica. Esta no está causada por ningún tipo de trauma sino por un mal funcionamiento de mi cabeza, en concreto de la recaptación de serotonina.

La serotonina es una hormona que aporta seguridad y tranquilidad y nos ayuda a lidiar frente a los desafíos  reales de la vida así como los pensamientos negativos.

Para mi depresión crónica, tengo prescrito por un doctor en psiquiatría la toma de antidepresivos, que son unas sustancias químicas que regulan ese mal funcionamiento del cerebro en las enfermedades mentales.

antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptacion de serotonina

En el caso de que tu depresión este causada por un trauma infantil, adolescente o adulto, por una separación, la muerte de un ser querido o la perdida de trabajo puede que no necesites tomar antidepresivos.

En este caso, tu situación traumática puede resolverse con una terapia individual o grupal con un psicólogo o un psiquiatra.

En mi caso, por desgracia mi enfermedad es como la diabetes, es de por vida. Padezco depresión crónica, con ansiedad, fobia social y toc

Toc: trastorno obsesivo compulsivo como pueden ser pensamientos recurrentes que se trasforman en obsesión y generan ansiedad y malestar.

Para que Sirven los Antidepresivos

No sé si tú habrás sufrido la depresión desde niña. Si es así, seguro me entenderás:

Cuando era pequeña mis padres no entendían mi depresión. En realidad, ni yo la entendía. Sabía que estaba enferma pero no sabía ponerle nombre.

Me ha costado 20 años admitir que padezco de depresión y ansiedad crónica.

Mis padres creían que este tipo de enfermedades eran de débiles mentales “cosas que hacia la niña para llamar la atención”


Preguntas como:

¿Qué te falta para que estés así?

¿No ves que estás haciendo daño a tu madre?

Me retumban en la cabeza y me hundían a un más a un pozo sin fondo.


Porque era una niña y no entienda como iban las cosas, solo me sentía mal.

tratamiento con antidepresivos para depresion cronica

Cuando con 15 años el médico de cabecera me derivó al módulo de salud mental, lo intenté mantener en secreto. No quería que mis amigas y compañeros de colegio se enteraran.

No quería ser el bicho raro, la que no era “normal”.

[En realidad, lo que no quería es que el resto de la gente lo notara, porque yo ya me sentía así:

Sola con mi depresión sin que nadie pudiera entenderme. Y además culpable por tener a mi familia preocupada por mí.]

Cuando la depresión lo envuelve todo, cualquier cosa que tengas que hacer, como ir al instituto, preparar un examen se convierte en un infierno.

Porque tú tienes los mismos problemas que los demás pero con la limitación de la depresión.

Todo cuesta infinitamente más.

La adolescencia, que debería ser una época  para disfrutar con tus amigos y hacer locuras, se convierte en una pesadilla con limitaciones, miedos incontrolables, preocupación, angustia y tristeza absoluta.

 

¿Cuántos Tipos de antidepresivos hay?

Hace más de 20 años no existían los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

Estos son la Paroxetina, Fluoxetina, Sertralina, Citalopram y Escitalopram.



Hoy en día son los que dan mejores resultados y por ello los más recetados en psiquiatría.

En el módulo de salud mental, allá con 18 años, me recetaron antidepresivos tricíclicos. Entre ellos Tofranil y Triptizol.

Además de, por supuesto, hincharme a orfidal.

tipos de antidepresivos



No sé si en la sanidad privada será diferente, pero en la sanidad pública no se molestan en escuchar al paciente ni en hacerle un cuadro clínico para determinar qué tipo de antidepresivo es el adecuado para recetarle.

No estoy pidiendo que te hagan una terapia de años. Entiendo que en la seguridad social, en el ala de psiquiatría,  tienen demasiados pacientes como para dedicar dos horas a cada uno.

Pero lo que sí creo necesario es realizar un cuadro clínico a cada paciente, ya que los antidepresivos aun siendo de la misma familia, actúan de manera diferente.

Y cada uno causa unos efectos secundarios que pueden agravar aún más los síntomas.

Para explicarme mejor, te voy a poner un ejemplo:

Lo que no puede ser es recetar fluoxetina, que es un antidepresivo activador a un paciente que sufre fobias, toc y ansiedad sociales.

Porque, lógicamente, la fluoxetina le va a acelerar aún más llegando a producir un ataque de pánico de los gordos.

Y no es que yo sea psiquiatra, pero tantos años lidiando con cambios de un tipo de antidepresivo  a otro, una ya cuenta con cierta experiencia.

En este caso, lo que necesitaría el paciente, a mi parecer, es un antidepresivo con efecto ansiolítico como la paroxetina. No activador.


La cosa es que los antidepresivos triciclos que me recetaron cuando tenía 18 años (primero tofranil y después me cambiaron a triptizol pasando por otros tantos que no recuerdo el nombre) me sentaron fatal.

Seguía igual de deprimida pero con todos los efectos secundarios como mareos, dolor intenso de cabeza y aumento del nerviosismo.

Por no hablar de la sequedad de boca y arcadas constantes.

 

¿Cómo Funcionan los Antidepresivos?

Gracias a los avances de la medicina, 10 años después, los psiquiatras ya dejaron de recetar antidepresivos triciclos y comenzaron a prescribir inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina.

Y es que se ha demostrado en infinidad de ocasiones que la depresión es una enfermedad causada por una alteración química de nuestro cerebro.

A diferencia de las enfermedades físicas como artritis, diabetes, asma o migrañas que afectan al cuerpo, la depresión afecta a la química de nuestra mente.

Mi cerebro no funciona bien porque no puede segregar por él solito las hormonas necesarias para su correcto funcionamiento.

Como explica este artículo, la bioquímica de las personas deprimidas muestra que tienen niveles altos de una hormona tiroidea llamada cortisol.



Con lo cual, la evidencia médica de que la depresión es una enfermedad química.

No es algo que nos inventemos para dar pena, para captar la atención de alguien ni porque somos débiles mentales.

Es como si le dices a un cojo que es débil físicamente por no poder andar con las dos piernas.

¡Pero si solo tiene una!

¿De dónde saca la otra?

¿La pinta?

Pues con la depresión lo mismo.

Si mi cerebro no tiene los recursos suficientes para que funcione correctamente, no puede hacerlo solo, a no ser que le ayude.

Y aquí entran en juego los antidepresivos

Tratamiento con Antidepresivos para la Depresión Crónica

Aquí empieza la segunda parte del post: mi aventura con los antidepresivos inhibidores selectivos de recaptación de la serotonina y con sus efectos secundarios.

Prepárate, porque vienen curvas…

Después de más de 10 años en tratamiento en el módulo de salud mental con antidepresivos triciclos que no me funcionaron, lo mejor que me pudo pasar es que ese centro cerrara.

Me derivaron a consultas psiquiátricas externas del mi ambulatorio.

Allí tuve la gran suerte de coincidir con una buena profesional en psiquiatría que escuchó mi caso, me hizo una analítica y me recetó un antidepresivo, la paroxetina.

Esto me dio, por fin, la esperanza de poder llevar una “vida normal”.

La paroxetina  es un antidepresivo de la familia de los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina  sin efecto activador.

Es decir, en lugar de activarme y ponerme más nerviosa me relajaba gracia a su efecto ansiolítico.

 

Efectos Secundarios de los Antidepresivos

Según me prescribió mi psiquiatra, empecé una dosis de 10 mg de paroxetina. Al ver que el cuerpo lo toleraba bien me fui subiendo la medicación hasta 20 mg.

En momentos puntuales la acompañaba de media pastilla de orfidal pero en cantidades mínimas en comparación con las que tomaba antes.

De hecho, la paroxetina me ayudo a desengancharme del orfidal que, como todas las benzodiacepinas, causan dependencia.

El problema con las benzodiacepinas como el orfidal, trankimazin, lorazepam y diazepam (Valium) es que el cuerpo se va acostumbrando a su efecto ansiolítico y cada vez necesitas más para tranquilizarte.

Por esa razón, las benzodiacepinas son un tratamiento para la ansiedad sino un alivio para un momento puntual.



El tratamiento con paroxetina me ayudo a relajarme bloqueando los pensamientos obsesivos, compulsivos y las fobias.

Pero como todo medicamento, la paroxetina tiene sus efectos secundarios.

Al principio eran tolerables (en comparación con el infierno de vida sin paroxetina) pero como el paso del tiempo ya se hacían un fastidio.

 

Efectos Secundarios del Antidepresivo Paroxetina

  1. Aumento de peso:

Engordé un total de 12 kilos. No porque la paroxetina me diera hambre en sí, sino porque comía con ansiedad.

Desde luego que por algún sitio se tiene que ir. Me da por pensar que la ansiedad es como la energía, ni se crea ni se destruye, solo se transforma

  1. Sensación de irrealidad:

Cuando acaba el día y me iba a dormir, a veces,  la paroxetina me dejaba una sensación rara de irrealidad.  Como si no hubiera sido yo la que había vivido el día.

No sé, es difícil de explicar

  1. Pérdida de memoria a corto y largo plazo:

No me acordaba de algunas cosas que había vivido en el pasado lejano ni a veces en el cercano:

Por ejemplo, no recordaba de lo que había comido el día anterior. Y a veces no me salían las palabras, se me olvidaban los nombres de algunas cosas.

  1. Sudoración excesiva
  2. Lívido por los suelos hasta el punto de la disfunción sexual
  3. Cansancio extremo
  4. Dolores de piernas.
  5. Tirones musculares en los dedos de los pies.
  6. Bostezos frecuentes.
  7. Apatía con bajones puntuales en el estado de ánimo

 

En mi caso, todos estos efectos secundarios, aunque fueron molestos eran mil veces más soportables en comparación con el infierno de vida que tenía antes de estar tratada con paroxetina.

Para que te hagas una idea de cómo era…

efectos secundarios de los antidepresivos

Desgraciadamente, después de 7 años en tratamiento con paroxetina, cambiaron de centro a mi psiquiatra  y me derivaron a la consulta de un señor bastante mayor (que yo no sé porque ese hombre no estaba jubilado).

Ese señor, que para mí que le había tocado el título de psiquiatría en una tómbola, lo único que hacía en las revisiones era contarme su vida y comparar la depresión con el miedo a volar.

No sin antes decirme que lo que pasaba era porque venía de una familia de nerviosillos.

Como entenderás, después de tres meses con este hombre solicité cambio de especialista.


Estuve rotando de una a otra sustituta, chicas jóvenes que me querían convencer de cambiar de paroxetina a otro antidepresivo con menos efectos secundarios (según ellas).

Me dijeron que llevaba mucho tiempo con la paroxetina y que había nuevos fármacos en el mercado que podrían mejor los efectos secundarios que estaba sufriendo.

Como los seres humanos siempre queremos mejorar porque estamos en constante evolución (si no seriamos muertos en vida) y yo otra cosa no, pero capacidad de superación tengo para dar y tomar.

 

Efectos Secundarios del Antidepresivo Elotril

Lo que yo no sabía era que con esa decisión me iba a condenar a dos años de sufrimiento.

Si no quizá no lo hubiera hecho, aunque siempre me hubiera quedado la espinita de haberlo intentado.

Y como siempre he preferido intentarlo que no arrepentirme…

Pues allá que fui.

Poniendo toda la carne en el asador.

INCISO:

Antes de contarte mi odisea con los múltiples cambios de antidepresivo y sus efectos secundarios, me gustaría contarte lo que me sucedió con otra medicación por si te puede servir de ayuda en caso de que te la hayan recetado o te estés planteando tomarla.

Te había contado que uno de los efectos secundarios de la paroxetina es que en mi caso me producía mucha ansiedad con la comida

Pues para controlar estos ataques de comer, la doctora me receto topamax. Esta medicación me sentó fatal.

Aunque mi psiquiatra negaba los efectos secundarios del topamax, en mi caso me produjo sequedad extrema de boca junto con una infección de orina.

Con lo cual, lógicamente suspendí de inmediato la medicación.

Lo que sí es curioso como en todas las ocasiones en las que hablado con los psiquiatras de los efectos secundarios ni uno dice nada.

Se callan.

Les preguntas si son habituales estos efectos o si les ocurren a más pacientes y te dicen que no tienen constancia.

Pero ¿Cómo qué no?

Si la mayoría de los estos efectos secundarios, incluso más, están escritos en los prospectos del medicamente en la sección de reacciones adversas.

¿Por qué los psiquiatras (al menos los que me han tratado a mi)  no pueden reconocer que los antidepresivos, como todos los medicamentos, tienen efectos secundarios?

¿Se creen que si reconocen estos efectos los pacientes dejaríamos de tomar los antidepresivos?

¿Tienen algún tipo de acuerdo con las farmacéuticas?

Bueno, lo dejo aquí porque esto daría para otro post.

FIN DEL INCISO

Volviendo a mi odisea con los múltiples cambios de antidepresivos, todo esto comenzó cuando la sustituta de la sustituta de la psiquiatra que me designaron (que ni siquiera conocía) me cambió mi tratamiento de Paroxetina por Elotril.

Importante:

La paroxetina no se puede dejar de un día para otro. Tienes que ir bajando la dosis gradualmente de 20 mg a 10 mg  de semana en semana, como te indique tu doctora.

La cuestión es que la mujer esa me suspendió el tratamiento con paroxetina y me prescribió elotril.


Elotril es un antidepresivo activador que te pega como un chute de adrenalina.

A poco que esta mujer me hubiera escuchado o se hubiera leído mi historial clínico, hubiera sabido que esta medicación no era para mí.

Es más, Elotril es todo lo contrario a lo que necesitaba

¡Pero no!

Es mejor recetar sin ton sin son. Al tun tun

🤦‍♂️ Total, como no es ella la que va a sufrir las consecuencias…

Entiendo que para un paciente con una depresión severa de estas que no te dejan ni levantarte de la cama (o para revivir un muerto) elotril puede ser de ayuda.

Pero en el caso de una persona ansiosa como es mi caso, pues claramente que no.

Elotril aceleraba al mil por ciento mi ansiedad. Me producía palpitaciones, temblores, nerviosismos

Sus efectos secundarios incrementaban las fobias y me ponían agresiva.

Vamos, una bomba de relojería.

Después de un mes de infierno con el elotril (que menos mal que me pilló de vacaciones de verano y no tenía que ir a trabajar. Si no me hubiera tenido que pedir la baja) volví a la consulta de psiquiatra para que, lógicamente me cambiaran la medicación.

efectos secundarios de la sertralina antidepresivo

 

Efectos Secundarios del Antidepresivo Fluoxetina

El segundo premiado de esta fase es la fluoxetina. Este antidepresivo se conoce como Prozac o fármaco de la felicidad.

Ahora analizándolo desde la distancia, creo que no le di el tiempo necesario. Quizá si lo hubiera tomado durante un mes…

Pero cualquiera espera un mes más tal y como estaba…

Me refiero a que los antidepresivos no hacen efecto instantáneamente, necesitan mínimo unos tres o cuatro semanas para que te hagan efecto.



En mi caso la fluoxetina me produjo prácticamente efectos secundarios similares al Elotril.

Una ansiedad de caballo con palpitaciones de premio.

Evidentemente así no podía estar, así que fui de nuevo directa a la consulta de psiquiatra.

La doctora me dijo que estos efectos podrían ser por la marca de fluoxetina.

Y como no se le ocurrió otra cosa mejor, me cambio de marca.

Es decir, mismo medicamente distinta marca: Antes tomaba fluoxetina cinfa y me cambió a fluoxetina stada.

Evidentemente el cambio de marca no solucionó nada, porque la fluoxetina es un antidepresivo activador.

Como ya te he explicado, este tipo de antidepresivos vienen genial en el caso de estados catatónicos de depresión.

Pero no para casos como el mío, que cuando nací me tocó el precio gordo: depresión y ansiedad, las dos a la vez.

 

Efectos Secundarios del Antidepresivo Sertralina

Después de las dos horribles experiencias que te he contado con los antidepresivos elotril y fluoxetina, decidí hacer una limpia y suspender totalmente la medicación.

Si, así de radical.

Estaba tan quemada de sufrir por los efectos secundarios de los cambios de medicación que pensé que nada podía ser peor.

⊗⊗⊗ 1 semana aguanté sin tratamiento ⊗⊗⊗

Así que llegó la tercera ganadora: la Sertralina

Me cambiaron por tercera vez (o cuarta si cuentas el cambio de marca de la fluoxetina) al antidepresivo Sertralina ken Pharma.


Los primeros meses me fue bien:

  • Disminuyó el cansancio que me producía la paroxetina.
  • Aumento mi actividad física.
  • Tenía mejor humor.
  • El tema de la libido también mejoró.
  • Sin efectos secundarios aparentes.

El problema es que 5 meses después, comencé con sensación de descoordinación y temblores en las piernas.

Al principio, estos efectos adversos me producían ansiedad al andar pero eran fácilmente controlables con medio orfidal.


Sin embargo, después de unas semanas la sensación de temblor y de descoordinación era tal que apenas podía andar sin ir acompañada.

Por no hablar de los pinchazos agudos y punzantes en las piernas a la altura de las rodillas.

efectos secundarios de los anripresivos

La brillante solución de mi psiquiatra a esos efectos adversos fue…

¿A ver si la adivinas?

¡Premio! ¡Cambiarme de marca de sertralina!

🤦‍♂️ Si, efectivamente, como lo oyes (lo lees).

Me cambió de Sertralina Ken Pharma a Sertralina Alter.


Según la doctora, no creía que esos temblores en las piernas fueran efectos secundarios de la sertralina y me mandó pedir a mi médico de cabecera un análisis cardiovascular para descartar alguna enfermedad circulatoria en las piernas.

Este análisis cardiovascular suena mucho más de lo que es. De hecho,  se trata de  una analítica de sangre que según mi médico de cabecera salió perfecta.

Así que no explicaban la descoordinación de las piernas y que apenas pudiera andar.

Mi psiquiatra decidió entonces cambiarme a otra marca de sertralina, en este caso Besitram, sertralina pura, subiéndome la dosis de 1 pastilla a 1 y media.


¿Crees que eso era la solución?


Pues no tienes que tener ningún tipo de doctorado ni en psiquiatría ni en medicina para saber que no.

De hecho empeoró la debilidad de las piernas hasta el punto de no poder andar, ni acompañada, porque me caía.

El aumento de besitran a una pastilla y media  también trajo consigo aumento de ansiedad, fobia a salir a la calle, dolores de cabeza intensos y como plus pesadillas muy realistas (conocidas como terrores nocturnos)




Unas semanas infernales después y dado que mi doctora lo único que hacía era cambiarme de marca y subirme la dosis, decidí por mi cuenta dejar la sertralina y no tomar absolutamente nada.

Más que nada porque llegué a un punto en que los efectos secundarios de la sertralina me impedían andar.

La primera semana sin medicación “por arte de magia” desapareció casi por completo la debilidad de las piernas. Ya al menos podía andar.

Eso sí, por la noche las pesadillas eran horribles.

 

Al de dos semanas sin tratamiento habían desaparecido los dolores de cabeza y por completo los temblores en las piernas, como si de un veneno se hubiera tratado.


⊗⊗ En total aguanté un mes y medio sin antidepresivos ⊗⊗


En ese espacio de tiempo, noté incrementada mi memoria y había desaparecido el cansancio.

Por el contra, estaba cada vez de peor humor, todo me sentaba mal y mi paciencia iba disminuyendo por segundos.

A medida que pasaban los días, los primeros síntomas de depresión, vacío y tristeza absoluta iban apareciendo.

 

Efectos Secundarios del Antidepresivo Citalopram

La cuestión es que me habían hablado muy bien de otro fármaco de este tipo de antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

Se llamaba Escitalopram.

Me habían comentado que escitalopram funcionaba mucho mejor que la fluoxetina y la sertralina y que tenía menos efectos secundarios que la paroxetina.

Así que decidí por cuarta, o quinta vez (ya he perdido la cuenta) volver a intentarlo.

El problema es que cuando se lo trasmití a mi psiquiatra me dijo que estaba hasta las narices de cambiarme de una medicación a otra. (Como si le costara mucho esfuerzo escribir una receta en el ordenador)

Me advirtió que era el último cambio de fármaco que hacía, y que si esta vez no funcionaba volvería a recetarme paroxetina.

La cosa es que lo que yo le pedí que me recetara fue escitalopram y lo que ella me prescribió fue citalopram.

Ella me dijo que era lo mismo. Aunque semanas después, consultado artículos médicos en internet, comprobé que citalopram y escitalopram no son lo mismo.

De hecho, el escitalopram es como una variante mejorada y más efectiva que el citalopram, aun siendo de la misma familia.
La cuestión es que empecé a tomar 10 mg de citalopram (cualquiera le volvía a pedir a la psiquíatra que me lo cambiara por el Escitalopram)

A la mañana siguiente, nada más levantarte, me tomé la pastilla de citalopram como me prescribió.

Dos horas después, cuando estaba en el trabajo, me dio un mareo que casi me caigo de la silla. Arcadas y directa al baño a vomitar.

Lógicamente tuve que marcharme del trabajo e irme a casa.

¿Otra vez los malditos efectos secundarios?

¿Es que toda esta mierda de pastillas me sientan mal?

Total, llamadita de nuevo a la doctora.

Me dijo que empezara con media pastilla (5 mg de citalopram) y que la tomara a la hora de comer.

La pastilla de citalopram es muy pequeña. Es imposible partirla con un cuchillo, así que lo tengo que hacer con los dientes.

Y esto es todo. En ese punto estoy ahora, en tratamiento con el antidepresivo citalopram.

Por ahora sigo con depresión y ansiedad pero creo que aún es pronto para que haya hecho efecto.

Si  quieres que te siga contando como me va, déjamelo en comentarios y te lo voy actualizando.

Espero que mi experiencia te haya ayudado si sufres de efectos secundarios por los antidepresivos. Que sepas que no eres a la única que le pasa y que la solución es pedir a tu doctora que te cambien hasta dar con el que te siente bien y no te haga sufrir.

Recuerda que la depresión es una enfermedad mental y química. No es algo de débiles mentales ni tiene porque producirse por ningún trauma ni porque te falta nada en tu vida.

Simplemente porque tu cerebro no funciona bien y no sintetiza de forma adecuada las hormonas necesarias para tu bienestar.

Artículos médicos que te pueden ayudar:




  • https://www.fairview.org/patient-education/84258
  • https://www.regenerapni.com/depresion-enfermedad-sintoma/
  • https://historico.elsalvador.com/historico/105891/depresion-una-alteracion-quimica-del-cerebro.html

 

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Categorías: Uncategorized

2 comentarios

>

maider · marzo 17, 2021 a las 9:10 am

nadie habla de la depresión, es como un tabú, si te duele la pierna vas al traumatólogo y es normal, pero ir al psicologo aun no esta normalizado

    Lqntc · marzo 27, 2021 a las 7:39 pm

    asi es, y si hablan dicen que la depresión es de débiles mentales…lo he oído en muchas ocasiones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *